Los Trabajadores de PERFIL tenemos derecho a una vida mejor.

En Perfil, el incumplimiento de la ley y el doble discurso son moneda corriente. Quienes están en la empresa desde hace algunos años lo saben muy bien. Los que llegaron hace poco, lo han descubierto rápidamente.

A lo largo de la historia reciente, fueron varios los acontecimientos que nos encontraron a los trabajadores de Perfil en la defensa de los puestos de trabajo. Tanto ante el cierre del diario -allá por el 98- como en plena crisis del 2002, cuando se intento voltear el Estatuto del Periodista para despedir a más de 200 compañeros. Organización gremial y trabajadores supimos, todos juntos, resguardar nuestros derechos e impedir cualquier maniobra de la empresa, que, escudándose en una supuesta crisis, quería arrojar por la ventana a cientos de trabajadores de prensa a la calle. En ese momento todavía estábamos lejos de poder discutir salarios. La pelea era más inmediata: evitar despidos. La lucha rindió. El compañero que quiso quedarse en Perfil pudo hacerlo, y sin condicionamientos.

Hoy el panorama empresarial es otro, las vacas han engordado, aunque en nuestros platos esto por ahora no se vea reflejado.

Tanto en el conjunto de las revistas y los sectores administrativos y de servicios de la editorial, como en el diario y la puntocom, la situación laboral es insostenible. Peleas titánicas para lograr un franco compensatorio; aire “acondicionado” caliente en verano y frío en invierno; “estiramiento” de la jornada habitual de trabajo; cierres “kilométricos”, donde no se pagan horas extras formalizando de “facto” la violación a todas las disposiciones legales existentes, y recortes presupuestarios, un típico chicaneo para “pintar” una crisis al momento de discutir salarios, algo que afecta el correcto desenvolvimiento en las tareas cotidianas de los trabajadores y que muchas veces pone en riesgo la salud e integridad física.

Los reclamos son muchos y de distinta índole, pero hay uno que nos atraviesa a todos por igual: los bajos salarios.

Sepa todo el mundo que no somos empleados de Kosiuko ni estamos en el sudeste asiático cosiendo zapatillas, mucho menos somos un banco crediticio para financiar con nuestros salarios el riesgo empresarial que otros no asumen. Y aunque constantemente intenten hacernos sentir un poco textiles, un poco zapateros y un poco financistas, somos trabajadores de prensa del Grupo Perfil, una empresa en expansión que ha declarado públicamente, que en el 2006 tuvo ganancias. Queremos lo que por trabajo nos corresponde.

Los trabajadores de Perfil hemos emprendido un camino: pelear para lograr un salario digno y una mejor calidad de vida. La lucha colectiva nos demostró, por mucho que le pese a la patronal, que la única verdad no es la que la ellos insisten en mostrarnos. Nosotros también tenemos una verdad. La que construimos paso a paso en las Asambleas, la que surge de nuestras necesidades y de nuestros derechos violados todos los días. Contra eso no hay quien pueda argumentar. Están equivocados aquellos que tengan como único norte el incremento de su rentabilidad, o la ampliación de su franja de mercado, sin comprender que el mayor capital con el que cuentan es el capital humano y deben cuidarlo. La libertad de expresión sin exclusiones, el periodismo puro y una vida mejor para todos, no puede convivir con la naturalización empresaria de la precariedad laboral.

Nuestras demandas no son un supuesto. Son el reflejo de la vida que nos toca vivir con sueldos, que en muchos, casos rozan la línea de la pobreza.

Anuncios

3 pensamientos en “Los Trabajadores de PERFIL tenemos derecho a una vida mejor.

  1. Seba

    En estas ocasiones el empleo de periodista sí se ve condicionado. Quizás es mucho más fácil con trayectorias y nombres más reconocidos, pero sabemos que Perfil es mucho más que 5 personas. Espero que la redistribución de ingresos se de en todas partes.
    Todo el apoyo muchachos/as.
    Seba

  2. Rafael

    Con las mismas letras con las que ustedes me forman y me informan, les transmito mi solidaridad y mi voluntad de colaborar en lo que sea necesario. Soy estudiante de periodismo y los abusos que tienen lugar en el ejercicio de la profesión son unas de las tantas cosas que no se aprenden en las aulas.
    Abrazos.
    Rafael.

  3. Pingback: INFORMAR Y FORMAR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s